Leo en ABC una noticia curiosísima. Una chica que trabaja en una tienda de Apple en Nueva York sufrió un robo en su casa en el que le sustrajeron, entre otros gadgets y objetos tecnológicos, su portátil Mac.
La neoyorquina, una joven de 19 años llamada Kait, se dirigió a la tienda en la que trabaja y consiguió acceder a su portátil robado mediante un servicio online llamado “Volver a mi Mac“. Este servicio, usando el sistema operativo Mac OS X 10.5 Leopard, conecta dos Macs a través de Internet, permitiendo manipular remotamente uno de ellos como si lo tuvieras delante. Esta opción está diseñada especialmente para trabajar desde las estaciones base Airport compatibles. “Esta colaboración se consigue mediante la tecnología NAT-PMP (Protocolo de asignación de puertos NAT), que permite que tu ordenador configure automáticamente la estación base AirPort para proporcionar servicios entre la red local e Internet” (Apple).
Una vez conectada con su ordenador robado, a la joven se le ocurrió encender la webcam para identificar al ladrón. Éste se encontraba navegando por Internet. Kait envió la orden a su mac de realizar una foto mediante al programa Photo booth, que llevan instalado de serie los Macs. Fue entonces cuando, al comenzar la cuenta atrás del disparador en la pantalla, el ladrón se intentó tapar la cara, con nulo resultado, pues fue identificado por los compañeros de piso de Kait como uno de los amigos que habían estado en su piso en una fiesta semanas antes, cuando maquinó el asalto a la casa. Con este retrato y referencias fue fácil identificar al sospechoso y la detención por la policía de éste y su cómplice.
Qué grande puede ser a veces la tecnología y qué torpes pueden llegar a ser algunos… se lo merecen…