Capítulo I. Antecedentes y justificación

El pasado sábado 28 de mayo se publicó en el BOE la Ley 13/2011, de 27 de mayo, de regulación del juego, que entró en vigor al día siguiente de su publicación. Esta esperada ley viene a regular el vacío legal que quedaba en España a nivel nacional desde la despenalización del juego en el Real DecretoLey 16/1977, de 25 de febrero. Hasta su publicación, la competencia en materia de juego estaba conferida por mandato constitucional a las Comunidades Autónomas, si bien, el vertiginoso crecimiento en el acceso por parte de los ciudadanos a Internet y, en consecuencia, a la oferta de juego que hoy en día se ofrece a través de medios electrónicos, informáticos, telemáticos e interactivos, ha hecho necesaria una regulación del sector a nivel nacional.

Esta necesidad ha venido siendo puesta de manifiesto en los últimos años tanto por resoluciones del Parlamento Europeo, como por la normativa europea y española y en reiteradas sentencias del Tribunal Europeo de Justicia. Sin ir más lejos, la Ley 56/2007, de 28 de diciembre, de Medidas de Impulso de la Sociedad de la Información, en su Disposición Adicional Vigésima establecía: “El Gobierno presentará un Proyecto de Ley para regular las actividades de juego y apuestas, en particular las realizadas a través de sistemas interactivos basados en comunicaciones electrónicas (…).

En la Exposición de Motivos de la Ley se pone de manifiesto la voluntad del legislador de ofrecer seguridad jurídica a los usuarios de este tipo de juegos y a los propios operadores, garantizando la protección de los menores de edad, personas que soliciten expresamente la no participación en este tipo de juegos, así como la prevención del blanqueo de capitales y financiación del terrorismo  y la protección del orden público.

Basándose en la doctrina del Tribunal de Justicia de la Unión Europea de la que se desprende que la oferta de juego ha de ser dimensionada, el legislador regula la forma de acceder a la explotación de actividades de juego de ámbito nacional controlando de este modo a los operadores autorizados, función encomendada al Ministerio de Economía y Hacienda y a la Comisión Nacional del Juego, organismo creado por la propia ley que autorizará, supervisará, controlará y, en su caso, sancionará el desarrollo, explotación y comercialización de los juegos y demás actividades previstas en el ámbito de aplicación de la Ley. En materia de Loterías se reserva la actividad en exclusiva a la Sociedad Estatal Loterías y Apuestas del Estado y la ONCE, como ha venido sucediendo hasta el momento.

Aunque pueda resultar prematuro, hay operadores que llevan tiempo trabajando para adaptarse a los requerimientos de la presente ley de cara a ser los primeros en ofrecer juego online de manera legal en España. El prestigioso Casino Gran Madrid, por ejemplo, ha realizado una fuerte inversión para lanzar un servicio de juego online que estará disponible en un plazo breve de tiempo desde que sea posible solicitar las autorizaciones.

La Ley de regulación del juego en España se divide en VII títulos, compuestos por 49 artículos, 6 disposiciones adicionales, 9 disposiciones transitorias, 1 disposición derogatoria y 11 disposiciones finales. Es mi intención ir desgranando el articulado de la nueva ley del juego en España en sucesivos artículos del blog.

Pueden consultar el texto completo de la ley en el siguiente enlace al BOE: Ley del Juego

Enlace externo: Abanlex Abogados – Juego Online